lunes, 3 de marzo de 2008

¡POR FIN LLUEVE!

Tanto tiempo deseando la lluvia en este seco invierno que tenemos, que ahora va y me pilla desprevenida. Es que encima de Asturias, el hombre del tiempo generalmente o no "coloca" nada o nos llena, nuestro pequeño espacio en el mapa metereológico, de sol, nubes y agua. ¡Así seguro que acierta! Pero a nosotros nos deja totalmente desconcertados y echando un poco a suertes la ropa con la que ataviarnos.
A lo que iba, tanto clamabamos por la lluvia que cuando vino lo hizo en el peor momento. Empezaban a caer las primeras gotas a las 9 de la mañana, cuando una servidora se dirigia con sus peques a una revisión del pediatra. Pese a salir con prisa , cosa que es habitual en mí, tuve que volver a subir por los paraguas, no fuese que llegasemos al centro de salud caladas hasta los huesos. Le puse el plástico a la silla de la "mini-mini". Y a la "peque" la mandé abrir el paraguas, pero como solo lloviznaba, el mío decidi no abrirlo para facilitarme la tarea de llevar la silla con una mano y agarrar a la niña con la otra en los cruces.


Durante la espera en la consulta, me dí cuenta de que la cosa había empeorado y que la lluvia ya no era simpletente un "orbayu" sino que ahora, ya caia el agua con bastantes ganas. Cuando salimos y tomamos el camino de vuelta a casa, la silla llevaba de nuevo el plástico puesto y nosotras dos, ibamos con nuestros paraguas abiertos. Me tocó entonces hacer malabares, menos mal que la silla de tres ruedas se maneja bien con una mano, pero claro, en los cruces, me faltaban manos para el paraguas, la silla y para poder pasar con mi otra niña agarrada. Todo un circo que suelo tener superado, pero que después de todo el invierno sin verme en esta tesitura, tenía ya un poco desentrenado. El resultado del desentreno: la manga derecha de la cazadora chorreaba agua, y los bajos de los vaqueros empapados, que todo hay que decirlo: quedan muy bien arrastrando cuando es verano, pero cuando llueve, lo unico que consigues con ellos así, es que la humedad que van "chupando" te suba a mitad de la pantorilla y cuando te pares en los semáforos, además de mojada empieces a sentir frío.


Pero las dificultades atmosféricas no podian quedar solo en eso, porque digo yo, que cuando las cosas van mal, siempre terminan yendo a peor, ¿o no?.


A mitad de camino entre mi casa y el médico, con un aguacero considerable cayendo sobre las tres y las aceras llevando mas agua del que podian tragar las alcantarillas, mi pie derecho empezó a hacer aguas. Como leeis, mi zapato derecho por una razón que en ese momento desconocía, se empezó a inundar. Así que llegué a casa echa una "sopa" pesé a llevar paraguas, y es que como dije al principio, me pillo desprevenida y con una raja en la suela del zapato, que no noté hasta que la lluvia me pillo por sorpresa. Ahora me toca jubilar los zapatos y para ello tendré que bajar a comprar unos a las rebajas. Lo peor, es que solo me quedan tres dias para que terminen y no me va a quedar otra, que volver a salir a mojarme ya que predicen lluvia para varios dias.


Al menos me consuela pensar que "por fín llueve" pero como dice el refrán "nunca lo hace a gusto de todos" y por mí, la lluvia, hoy, se podia haber tomado un dia más de vacaciones.

3 deslenguaos:

R.M dijo...

Que llueva, que llueva!!

Siento que te hayas mojado, pero hacia falta que lloviera y mas que tenia que llover. Que todos estos virus que nos rondan desaparecerian con unos buenos dias de lluvia, al mas puro estilo asturiano (ese que ya no recordamos y que implicaba inviernos frios y lluviosos).

Besos

Anónimo dijo...

Y más que debería de llover (aunque también lamento tu pingadura) Imaginate si es´taré mal acstumbrada ya que n se donde tengo el paraguas, jejejejeje
Geno

Candela dijo...

Jejejeje... Ya sabes lo que se siente... Aqu llueva a mares hoy (para variar)

MI VITRINA