martes, 12 de febrero de 2008

COMO HACER DE NUESTROS HIJOS UNOS DELINCUENTES




En esta sociedad de hoy en día en la que todo está manga por hombro, en la que las prioridades y comodidades de cada individuo o de cada pareja priman por encima de todo, sin tener en cuenta las más minimas necesidades de los demás, ya sean estos últimos, maridos, mujeres, hijos, padres o amigos.

En esta sociedad en la que cada uno miramos para otro lado si vemos algún conflicto y en la que nos molesta ya hasta que nos pregunten la hora, he encontrado una persona todavía concienciada en estos hechos y dispuesta a frenar esta vertiginosa carrera que nos lleva directos a la hecatombe y desde su puesto de juez de menores intenta volver el mundo del derecho. Con mano firme, pero siempre extendida para ofrecer ayuda se ha propuesto que los jóvenes que pasan por su sala recuperen sus vidas y salgan de la delincuencia y en muchos casos no lleguen a ella, con métodos poco ortodoxos pero que ofrecen muchos mejores resultados.


He leído que Emilio Calatayud dice “es más fácil ser juez que padre”. No se cuan difícil es su trabajo, pero sí, lo difícil que resulta ser madre de dos niñas que vinieron a este mundo sin manual de instrucciones y sin botón de “off” ni de reseteado.

Os dejo aquí algo que escribió Emilio Calatayud y recomienda cuando alguien le pregunta lo que se debe hacer para que un hijo salga “bien”. Creo que suele decir algo así: “No sé lo que deben hacer para que salga bien, pero sí lo que tiene que hacer para que se haga un delincuente”.


Décalogo para hacer a de tu hijo un delincuente

  1. Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que le pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.

  2. No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que se pueda decidir libremente.

  3. Cuando diga palabrotas, ríaselas. esto lo animará a hacer cosas más graciosas.

  4. No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.

  5. Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.

  6. Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.

  7. Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.

  8. Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.

  9. Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustaciones.

  10. Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Cuanta razón tiene ¿verdad? Lo peor para mí, es que tengo que admitir que conozco a muchos padres y madres que llevan el decálogo casi, casi al pie de la letra. Y solo de pensarlo se me ponen los pelos como escarpias.


Quizás, debería de mandarles un anónimo recomendándoles los siguientes links y metiendo de regalo una copia del decálogo. Pero bueno, mientras pienso si lo hago o no, aquí os dejo los enlaces para un video del juez. Espero que os guste porque en muchas cosas que dice tiene toda la razón. Ya me contareis.

http://www.youtube.com/watch?v=K2GTauJT5Vg
http://www.youtube.com/watch?v=91gDdSSX_jk&feature=related

3 deslenguaos:

RM dijo...

Cuanta razon tienes, cuanta razon tiene...

Esta genial ese decalogo. No se yo, si hacer una copia y pegarlo en mi blog, porke toda la publicidad ke le hagamos es poca.

Genial!!

RM dijo...

Ya vi los videos, esta genial. Me repito, pero en algun momento te plagiare jejeje.

CGR dijo...

Creo que estoy totalmente de acuerdo con este señor ¡Es que las cosas se están saliendo de madre! Entre no hacer ná y darle una paliza al niño está el cachete que todos nos hemos llevado alguna vez y no pasa nada ¿no? Me copio el decálogo que está genial.
Geno

MI VITRINA