sábado, 3 de octubre de 2009

EL CEMENTERIO

Hace unos días realizamos una "excursión" al cementerio. Si como lo leéis, al mismísimo campo santo de la ciudad. Y no al moderno y sofisticado cementerio nuevo, sino a "El Sucu" un cementerio visible desde el barrio del Llano y desde dos de las principales entradas a la ciudad.
Y os preguntareis como terminamos de visita en un lugar tan... ¿tétrico?
Era una de esas cosas que nos quedaron pendientes en verano por falta de días, y aprovechando el buen tiempo de este otoño, decidimos llevarla a cabo la primera tarde libre que tuvimos. Tengo que decir que al igual que la visita al Jardín Botánico, fue una idea de Alicia. Y es que su sana curiosidad de niña de 8 años no deja nunca de sorprenderme.

En mayo, volviendo de la piscina, me pregunto que era ese lugar que veíamos todos los días de camino a nuestra casa. Me quedé perpleja cuando me saltó que nunca había estado en uno y que quería que la llevará de visita a este. Mis abuelos y mi madre están incinerados por lo que no tenemos a nadie que visitar ni al que llevar flores, así que planeamos una visita simplemente por el hecho de que mis hijas vieran un cementerio y sus tumbas de cerca.
Llegó el día previsto y ni cortas ni perezosas nos fuimos de excursión junto con mi prima Maribel y sus hijos Luis y Laura. Ninguno de los peques parecía asustado, sino todo lo contrario, estaban ansiosos y felices por la visita.

La zona de acceso al cementerio desde el Llano, está en obras por la remodelación y ampliación de un parque cercano, así que ascendimos cual las cabras, por un terreno inhóspito lleno de piedras y terrones de tierra. Al no ir por el camino "oficial" cuando alcanzamos la verja, llevábamos todos la lengua fuera, aunque la ganas de conocer el lugar eran tantas, que los niños no se quejaron ni un poco por el pedazo caminata que nos habíamos metido.

Una vez dentro, subimos las primeras escaleras y empezamos a recorrer los largos pasillos de nichos.


Fue una visita contra reloj, pues en menos de una hora cerrarían el recinto. Maribel y yo, estábamos todo el rato pendiente de escuchar la sirena que avisa del cierre, no nos fuéramos a quedar encerradas :)
A Luis y Alicia, les llamó la atención una parte del cementerio donde las tumbas son en tierra y todas ellas de pequeño tamaño. Les explicamos que allí estaban enterrados niños y niñas, y enseguida empezaron a curiosear para ver a que edad se habían muerto y esas cosas. Ahora que lo cuento parece un poco morboso, pero la naturalidad con las que ellos pasearon por allí, me hace pensar que los niños están hechos de otra pasta y que somos los mayores con nuestros propios miedos, los que les inculcamos infundados prejuicios :)


Luego subimos a la parte alta donde está la iglesia y la zona de panteones. Desde allí empezamos el descenso, disfrutamos de las vistas de la ciudad, y prometimos volver otro día.

No nos quedó rincón que visitar y a Alicia ningún lugar sin inmortalizar con la cámara del abuelo. La verdad es que he descubierto que tiene "madera" de fotógrafa.









































































































































¿Alguien ha visto a la artista????
Si es que esta niña me termina sacando de pobre!!!! A ver si tengo la nueva Ouka lele en casa y la tengo desaprovechada :)

23 deslenguaos:

Sarah dijo...

Y tanto que es una artista!!! La quinta foto es preciosa!!
Este cementerio lo conozco, ahi tiene familia enterrada mi ex y lo visite una vez. (soy Candela)

Geno dijo...

Si ya te dije yo que la niña apuntaba maneras aquel día cuando nos hizo la foto. Salta a la vista que no me equivocaba, jejejeje. Auqneu la visita parezca un poco morbosa, realmente la parte de arriba con los panteones y la iglesia es arte digno de visitar ¡claro!

africa dijo...

La que hace 14 le encuentro un punto película de miedo, con un toque de misterio, me pareció todo el reportaje muy conseguido, y eso que era un cementerio, esa niña apunta maneras!!!! Besos
AFRICA04

cloti dijo...

Muy buena fotógrafa.
Mi madre se crió al lado de un viejo cementerio hebreo en Tánger y por eso nunca le ha tenido el respecto a la muerte que le tenemos en general los españoles. De todas formas no creo que yo haya heredado ese despego suyo, envidiable por otro lado.
Nos llevó a mis hermanas y a mí vestidas de gitana al viejo cementerio en Cádiz a despedirnos de mi abuelo diciendo: Papá, míralas qué guapas que yo ya no vengo más.
Bsssssssss
Cloti

Ana dijo...

Pues sí que es buena fotógrafa la niña!!! La foto 14 es increíble, al igual que la cuarta.
Me parece curiosa la visita.Coincido en que los niños están hechos de otra pasta, afortunadamente. Aún así, yo a veces me incomodo cuando Santi habla de la muerte a raíz de algún cuento. Solo tiene tres años y no tiene ni idea de lo que esto supone, claro, pero el día que me pregunte algo voy a llevar un apuro. No sé, pero es un tema que me cuesta, quizá porque de pequeña yo tuve una época en la que tenía miedo de morirme sin motivo alguno, e incluso lloraba mucho por eso, y me angustiaba tanto que quiero retrasar el tema todo lo que pueda. ¡Qué difícil!!
Un beso!!

Inma dijo...

¡Vaya visita cultural curiosa! Y eso que me encanta el cementerio de Arenys de Mar, donde está enterrada mi familia, con vistas al mar y mucha calma.
Me aterra la muerte, no tanto por la incertidumbre de si habrá algo después, como por la separación que supone. No quiero separarme de los míos, vamos, que no pienso morirme nunca.

Bertha dijo...

Muy buenas las fotos, pues va a ser que si, que tienes una futura fotografa en la familia, aqui en BCN, tanbien bien la gente a ver el cementeria, al tenerlo cerca de mi casa, lo veo desde mi balcon, yo tengo a mis padre alli y a veces vamos a poner flores, aunque a mi me da un poco de impresion y no iria de noche ni LOCA?

Catalina dijo...

¡Me encantan los cementerios! Me dan mucha paz, me parecen sitios curiosos, con contrastes y tranquilos. Por eso me ha gustado mucho esta entrada.
El cementerio se parece mucho al de La Palma, dónde por desgracia descansan seres queridos.
Tu hija tiene madera de fotógrafa, si señora.

Besos
Cata

R.M dijo...

La mejor foto es la ultima, en la que se vé a la fotografa en el reflejo del cristal, sin duda!! La 14 tambien es una de mis preferidas, ya lo sabes y sobre todo la 20, porque asi es como yo recuerdo el cementerio de cuando eramos niñas e ibamos con guelita de visita!! A esa altura y con ese enfoque. Nada mas ver la foto, me vino un flashback!! Esta guaja te saca de probe, lo ke yo te diga!!! jaja

"KING" dijo...

Bonitas fotos :D

Berto dijo...

Hola, las fotos y la fotógrafa preciosas. El escenario, que decir me encanta. Ya desde pequeño me gustaba pasear por el cementerio y sentir la paz que allí se respira. Cosas raras pensaba yo, hasta que mi hija mayor me insistió en ir a pasear por el y visitar la tumba de mi hermanito pequeño, que por cierto está muy cerquita de las que se ven en la foto. Cada dos por tres es ella la que me pide volver al cementerio, y por supuesto no hay ningún extraño motivo que la mueva a ello. Si bien si tiene una anecdota que a muchos pondría los pelos de punta.
Besos.

Rosana dijo...

Bueno Riesgho, aquí te devuelvo la visita. Mis suegros se enterrarán en el cementerio de La Cavada (Cantabria), que es precioso, con muchos panteones lujosos de otras épocas, que ahora están un pelín tenebrosos pero con ese encanto de las cosas de hace dos siglos. Mirad esta foto: http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:La_Cavada_-_Cementerio_de_San_Andres_2.jpg
Salió incluso en una película, no recuerdo ahora su nombre.
Mi suegro dice que quiere que le entierren al sol, para que no le duelan los huesos!!!
Algunos cementerios antiguos son preciosos, yo he visitado varios en Inglaterra y hay uno muy famoso en Francia, que mucha gente visita, no??
Besitos

Susana dijo...

Tu hija es una genio!!!! Me gustan mucho todas las fotos. Y me parece genial la idea de visitar un cementerio. Basta ya de teabúes y de miedos. Cuanto tienen que enseñarnos los niños...

Velvetina dijo...

Es una de las pocas veces que he “disfrutado” viendo fotografías de un cementerio, tal vez porque las haya contemplado a través de los ojos de tu hija. Parece mentira que un mismo lugar nos pueda traer sentimientos tan contradictorios ¿verdad?.

Te contaré que yo temía “la primera vez” que mi hija visitara un cementerio. El de mi ciudad es bastante fúnebre, nunca mejor utilizada esta palabra, incluso para un adulto se aumenta la tristeza al entrar en él. Sin embargo, el de Granada es como pasear por un inmenso jardín, donde incluso ves a las ardillas jugueteando por los árboles… Cuando murieron mis suegros, fue ella la que nos pidió visitarlos, incluso te diré que fue ella la que eligió la lápida de su abuela (una anécdota al respecto: mi suegra se llamaba Rosa, así que mi hija quiso que llevase grabada una flor como su nombre y la familia ¡se nos echó encima por no haber colocado una cruz o un santo); me enorgulleció como madre comprobar que mis miedos eran infundados y que la muerte se tiene que tomar con la misma naturalidad que la vida, a veces son los niños los que nos enseñan este tipo de cosas ¿verdad?.

Ahora, cada vez que vamos a Granada nos dice: “¿Visitamos a los abuelos?”... ¡No puedo negarme!... Al igual que tú tampoco puedes negarle a tu hija que se exprese de la forma que desee, como nos demuestras con esas bellas fotografías.

Un abrazo

Velvetina

Velvetina dijo...

Por cierto, si no me equivoco, el reflejo de la artista está en la última fotografía...

Velvetina

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

muy interesante, hermosas fotos pero da un poquito de miedito no?

Angelosa dijo...

Vaya artistaza que tienes en casa, la verdad que le han quedado todas muy bien, ademas se la ve con estilo tirando las fotos como refleja la última que es donde se refleja la artista, enhorabuena por esas pequeñas que tienes.

Un besazo

Anónimo dijo...

Que fantásticos son los niños,los mayores tenemos unos miedos que ellos no tienen,lástima que les inculquemos tantos miedos innecesarios

BLAS dijo...

Me ha encantado esta entrada. Pero yo soy la tonta de los cementerios, así que no te extrañe. Como dice Rosana, hay algunos famosos que están incluidos en los recorridos de algunas ciudades, como París, Londres, etc, etc... Yo los he visto, y en Escocia no dejé uno sin ver, que mi marido ya hasta se tumbaba en las lápidas para descansar de lo harto que estaba de mi y mi cotilleo "morboso". Imagina la estampa: Yo cotilleando las inscripciones antiguas y él ahí tumbado sobre el mármol de medio lado, apoyado en un codo y hojeando la guía de la ciudad diciéndome que yo no tenía respeto ninguno por los muertos... Manda narices! Las fotos son estupendas, menuda artista tienes en casa.
Besos!

Galleta dijo...

pues no me parece mal esa excursion, aunq te entiendo, yo kda vez q entro me da una meieditis pensar q me pueda qdar alli...en cuanto a las fotos muy buenas...y lo de Ouka lele,creia q nadie la conocia, ji,ji...saludikos

Anónimo dijo...

No habia nada más bonito que fotografiar? me parece algo patético para una niña...

cloti dijo...

Jo, otra con anónimo coñazo propio
¡no es justo! que el mío es de pacotilla, jajajajaja
Bssssssssss
Cloti

R.M dijo...

Cloti, me presta el tuyo? yo tambien quiero uno, aunque sea postizo!! jajajaja

MI VITRINA