jueves, 1 de octubre de 2009

RECORDANDO EL VERANO

El verano llegó a su fin, dejándonos con un sabor agridulce en los labios. Por un lado el deseo de querer disfrutar más de la playa, del sol, de las terrazas, de los paseos, y de esos días largos, que a veces se nos hicieron eternos :) Por otro lado, anhelamos volver a la rutina, la misma que en mayo se nos hace ya cansina y que sin embargo en septiembre parece que nuestro cuerpo pide a gritos :)
Resuenan aún en mis oídos el murmullo de la gente en la playa, el sonido de las olas y el jolgorio de los niños jugando con la arena o la pelota. Tengo aún en la retina los atardeceres veraniegos y cada instantánea que "tiré" detrás del objetivo de mi cámara. Mis pies me recuerdan que hace nada caminaban con arena entre los dedos, y mi piel luce todavía un tenue bronceado.


No me puedo quejar, al menos en el norte, porque el otoño a llegado suave. Y aunque los árboles me recuerdan con su tímido deshoje, que el periodo estival tocó a su fin, las temperaturas y el sol, hacen que me resista a darle la vuelta al armario.
Disfrutamos estos días del "veranillo de San Miguel" y este año, puedo asegurar sin ninguna duda, que está haciendo mejor tiempo que muchos días de julio o agosto. Pensar que quizás mañana sea el último día para llevar camiseta de manga corta hasta dentro de muchos meses, me hace echar una mirada atrás y recordar lo mucho que hemos disfrutado de este variopinto verano del 2009.

Como todos los años la primera celebración estival es mi cumple, del que ya hice una entrada fotográfica en este blog, y del que deje aparcada una mención especial para un regalo que me "cayó" por petición propia: un carrito de la compra. Y alguien puede pensar que una es previsora, y veía venir la desaparición de las bolsas de plástico. Pero nada que ver, porque no iban por ahí las cosas.
Mi carrito tenia que ser un poco chic porque iba a ser mi "carrito playero". Y es que después de llevar tanto tiempo una silla de bebé con bolsas y cachivaches colgados por todos lados a la playa, no tenia ni idea como me las iba a arreglar este año. Así que, ante las risas de algunos (esto va pa mi cuñao, jeje) llevé a la práctica una ocurrencia de mi prima Maribel, y no os podéis imaginar lo ligera que iba, sin tener que llevar una mochila a la espalda con las toallas y la ropa de cambio, una bolsa con la merienda, otra con los cubos, palas y demás trastos que conlleva el ir con dos niñas a la playa. Mi hermana dice que terminaré poniéndolo de moda, porque no os figuráis lo práctico que me resultó llevarlo todo organizado dentro del carro :)

Del fin de semana en Puente Viesgo y la visita a Cabárceno ya dio buena cuenta Remi en su blog, así que simplemente decir que lo pasamos muy bien y que esperamos repetirlo cuando Rebeca sea mayor, y las 4 pequeñajas disfruten del parque por igual. ¿Veis lo fácil que resulta crear una disculpa indiscutible para tener que volver? :P
Por otro lado, tuve que cumplir con un compromiso ineludible con mi hija Alicia. Y es que el año pasado, su profesora les recomendó visitar las Noches Mágicas del Botánico, pero ya estábamos fuera de fechas y no pudimos ir. Esta vez, ante el aluvión de peticiones que tiene el espectáculo, fui prevenida y saque las entradas con mucha antelación por internet. Así que mi padre, mis peques y yo, pudimos disfrutar de una noche peculiar y diferente, llena de mitología, plantas y algún que otro susto. La Noche Mágica es una visita nocturna al Botánico Atlántico de la ciudad, donde a eso de las 10:30 de la noche y durante hora y media te adentran en el jardín botánico y disfrutas de pequeñas representaciones, cada vez que nos sale al paso algún ser de la mitología asturiana.
El primero en aparecer fue el Pesadiellu. Ejerció de maestro de ceremonias durante el viaje, nos dio la bienvenida e intento persuadirnos para que no realizásemos el paseo con amenazas y malos augurios. La verdad que son su voz y su siniestra figura (lleva una mano peluda y gigante a la espalda) hizo temblar a más de un niño, y a las mías en particular, las hizo creer que había sido muy mala idea el ir allí. Es más, creo que los primeros 10 minutos los pasaron bastante aterrorizadas :)
Durante todo el trayecto, dos duendecillos traviesos aparecían de la nada. Dando sustos escondidos tras los árboles o haciendo burla a los visitantes encaramados en alguna rama o farola. Conocimos al Diañu Burlón, a la Xana, al Cuelebre, a la Güestia, al Busgosu, al Nuberu y como no, al Trasgu. Al final, las niñas disfrutaron tanto del paseo, que pidieron a gritos repetir el año que viene. Recomiendo la visita, aunque también recuerdo que hasta el peque más valiente puede sentir un miedo atroz :P

Tambíén hubo fines de semana para disfrutar de la piscina y la tranquilidad de la finquina de Remi y otros de descanso en el camping. Desde este último pudimos acercarnos a celebrar el día de Asturias en Cudillero. Allí degustamos sidra y productos autóctonos, y aprovechamos para comprar quesos y llambiotadas varias. Habia muchos talleres artesanales en vivo, aunque el que más nos llamó la atención fue un puesto donde hacian esculturas talladas en cerillas.



Y para acabar igual que empézamos, festejando de nuevo un cumpleaños. Esta vez, era el turno del güelito Alfredo, que sopló las velas rodeado de sus nietas y sobrinos.


Queda constancia de que el verano fué de lo más variopinto y no hubo ni un solo momento para el aburrimiento. Es más, hasta nos falto tiempo para hacer algunas cosas :(

Y aunque deseo como tod@s estrenar los nuevos trapitos de abrigo o disfrutar de una peli en el sofá tapada con una manta y tengo muchisimas ganas de comer castañas asadas, la melancolía se apodera de mí de solo pensar que nos quedan casi 300 dias para volver a disfrutar de la playita y del merecido descanso...

8 deslenguaos:

cloti dijo...

Ay¡qué ganitas de que llegara octubre y la rutina de los horarios fijos!
Lo de las noches del botánico tiene una pinta increíble. Es bueno enfrentar a los niños al miedo, te lo dice una fan absoluta de la casa del terror que nunca jamás ha visto una peli de ese estilo.
Me has recordado que tenía una idea para una entrada sobre mis hijos olvidada.
Bsssssss
Cloti

Angelosa dijo...

Madre mia vaya vacaciones que has disfrutado, me encanta tu carro es de lo más fashion, estoy con tu hermana que crearas tendencia pero y lo agusto que tu has ido? jajaja, ahora ya sabes otra vez la rutina, pero tu no te aburres nunca con esa gran familia que tienes, el de la foto es tu padre?, si es así esta fenomenal, cuanto me alegro, se le ve genial rodeado de las nietas. He entrado por casualidad porque no se me ha actualizado tu entrada, no se que es lo que pasa.

Besos gordos guapa

Riesgho dijo...

Si Angelosa, el cumpleañero es mi padre. Esta recuperado de la operación, y muy contento porque ya puede conducir y hacer vida normal. ¿Que tal va el tuyo?

chema dijo...

me ha gustado mucho este resumen de vuestro verano. las fotos son preciosas. por cierto, esta entrada la fuiste haciendo poco a poco en borrador, o algo de eso? me sale en mi lista de favoritos como de hace 4 meses, pero sé que es nueva.
besos

chema dijo...

4 semanas quería decir, que creo que he dicho 4 meses, estoy yo bueno. :D

BLAS dijo...

Hola!! Que se me había pasado esta entrada, con la cantidad de cosas que hay!
Cuando el martes pasado me dijeron que a partir de Octubre adiós a las bolsas de toda la vida y "hola brazos, apáñatelas" , lo primero que pensé fué en comprarme un carrito de la compra de los de toda la vida, como los que llevaba mi madre o mi abue a la plaza de abastos de toda la vida. Luego pensé que de cuadritos típico nada, que ya que tenía que llevar uno, al menos que fuera algo "cool". Cuando miré los catálogos de L.Vuitton, Gucci, Burberry, Fendy y Dior, llegué a la conclusión de que tienen una gran laguna en su colección, pero que de momento, como no llevara la compra en la bolsa de golf nada de "fashion". Hasta que he visto el carrito que te has agenciado, 11es genial!, a ver si me pongo y rebusco yo también para encontrar algo parecido, además de que parece potente, y me refiero a la capacidad, no que vaya a salir disparado, xDDD
Por otro lado, me ha dado una envidia tremenda lo de las Noches Mágicas, deben ser memorables. A mi niño (y a mi, sin duda), nos encantaría. Toda esa mitología y fantasía vivida en directo tiene que ser apasionante, me ha encantado. Por cierto, menudos ojazos tienes y qué suerte la de tus niñas en haberlos heredados :D
Me alegra que tu padre pueda haber celebrado en tan buena compañía otro cumpleaños más, que siga así.
Yo por mi parte, prefiero la rutina del resto del año, el verano se me hace demasiado largo y el calor me pone de una mala ..eche tremenda.

Por cierto, creo que me he pasado en el comentario, parece un post, pero es que has dado mucho material en tu post para charlar.

¡¡Besos!!

Riesgho dijo...

Chema, la entrada la hice un día y la colgué al siguiente,porque no tenia las fotos del Botánico en el ordenador. Pero tiene razón en lo de las 4 semnas, y era por un error en la fecha. Quizás por llevar tanto tiempo el blog parado se ha desajustao, porque iba un mes por detrás, jejeje. En vez de octubre, la fecha seguia siendo de septiembre :)
Blas, no sabes lo que le costó a mi hermana buscar un carrito un poco distinto. El verano pasado los había incluso de flores y este año solo pudo escoger entre el de vaca y uno de charol a rayas (tipo caseta de playa, jeje).
A ver si tienes más suerte, porque con el cuento de que no nos quedará otra, digo yo, que los diseñadores se pondrán manos a la obra :)

Bertha dijo...

YA veo que lo pasaisteis fenomenal, el carro de Vaca monisimo y ya veo que practico,lo de la Noche Magica..., aunque soy un poco miedosa, me day envidia, las cerillas que CAÑA y la foto con el abuelito y los niños muy bonita?

MI VITRINA