martes, 27 de marzo de 2012

RINDETE A LA TENTACIÓN Y TÉJEME

Las labores son algo que me acompañan casi casi desde que nací. De mi madre aprendí todo lo que se de ganchillo y heredé mi afición por él. Mi abuela me enseñó a coger los puntos en una aguja y a tejer del derecho y del revés.

Siempre me pareció mucho más fácil seguir las instrucciones de algo hecho a ganchillo y no suelo tener problema en descifrar cualquier esquema. Pero las dos agujas las tenía un poco atravesadas (y no a la altura del pescuezo presisamente, jejeje). Intertar tejer algo de esta forma me suponía un dolor de espalda. Parte por ser incapaz de apoyarme en cualquier respaldo mientras usaba las agujas (soy un pelín ortopédica, lo sé) y parte por lo tensa que me ponía cuando tejía.


Hace unos meses (creo que 5) fuimos al I Encuentro de Tejedoras del Norte y se necesitaban unas agujas circulares de bambú. El mismo día del encuentro se las compré a Ana (organizadora del encuentro y dueña de la tienda on line Tejeme) y ¡que descubrimiento! Por fín puedo apoyar la espalda, XD


Con ellas ya he realizado algunos proyectos: bufandas normales, bufandas mágicas y un bolso que posteriormente fieltré. La verdad que jamás pensé que me iba a aficionar tanto a las dos agujas.
En ese mismo encuentro, compré un ovillo de la Lace Ball Durch die Blumen con la que estoy haciendo un chal. Fue un proyecto que ví en la web de la organizadora y del que me quedé prendada. Es este. No encontraba el momento de ponerme con él, pero por fin ya lo he empezado y no creo que tarde mucho en estrenarlo. Menuda diferencia es esto de tejer con una lana de calidad.
Reconozco que pierdo el gusto por cualquiera de las lanas que venden en Tejeme, aunque tengo especial debilidad por estas:




La primera es la Orquidea Tigre, lana de fabricación propia de Tejeme. La siguiente es la Malabrigo Silky Merino Archangel y la última es la Admiral Bambus Seide Edition Tausendschön der Sonne entgegen.
Son todas preciosas, ¿verdad que es difícil decidirse por una sola?.


Desde el blog de Tejeme me han tentado con unos preciosos calcetines. Y no es que además de lanas y agujas vendan calcetines, sino que han convocado un concurso primaveral donde el premio consiste en todo lo necesario para realizar un par de calcetines: una ovillo de Schoppel Wolle a elegir, unas agujas circulares fijas de 30 cm de Addi, un patrón sorpresa de calcetines y una bolsa para guardar el proyecto.


Los que bien me conoceis, sabreis que no he podido resistirme a la tentación y tenga suerte o no, ya me veo haciendo calceta para toda la familia :)

MI VITRINA