viernes, 31 de octubre de 2008

BODA RELÁMPAGO

Y sigo con las celebraciones...
Hace una semana tuvimos boda. No fue una boda típica. Fue una boda de jueves, en el juzgado, donde todos los invitados eramos familia: padres, hermanos, cuñados y sobrinos.

Cuando hace poco más de un mes, mi cuñada ( y vecina de abajo) me picó a la puerta diciendome que tenia una noticia, me lo imaginé: Se casaban. Era algo que siempre había pensado, que no iban a realizar un bodorrio al uso, sino que ellos lo harían así, de un día para otro, y acerté.
Mi cuñado, el hermano mayor de Edu, y ella no querían ninguna celebración. Querían formalizar la convivencia de 5 años, dejar de lado su relación "sin papeles". Pero eso sí, no dándole más importancia a esa firma que la de un mero trámite.
No habría trajes de novios, no habría convite, tan solo nos invitaban a una comida familiar. Pero quisieran o no, la comida era eso, la celebración de su boda :))


Las más elegantes: mis peques, que se empeñaron en repetir el modelo de la última boda (allí llevaban las arras) y que serian las únicas que irían de largo al enlace, eso sí, con el permiso de la novia ;)

Nunca había estado en una boda en el juzgado. La rapidez en la que se certificaban los matrimonios, era increíble. Ellos eran los últimos, y la espera se nos hizo cortisima, porque allí las cosas iban raudas y veloces. Parecía talmente que los desposaban desde la puerta.
Pero no, cuando llego nuestro turno, nos pasaron a una sala. Colocaron a los novios y testigos delante y a los invitados nos sentaron detrás. Bueno a todos no, porque cuando entré en la sala con la cámara de mis cuñados en la mano, el juez me tomó por la fotógrafa oficial y me mando colocarme de pie, junto a su mesa, delante de las banderas. Así que como tengo mucho respeto a la autoridad, allí me planté delante de las dichosas banderas y me puse a sacar fotos del evento como una loca, jajaja


Luego fuimos a celebrarlo, perdón quería decir a una comida familiar :)) , a una antigua casona asturiana del XVIII, remodelada desde un punto de vista vanguardista y convertida en un renombrado restaurante "Koldo Miranda" que desde el 2007 posee una estrella Michelín. La presentación de los platos fue exquisita y el trato recibido por el personal igual. La comida muy sabrosa y el postre... para chuparse los dedos. Los dueños, conocidos de los novios, nos reservaron toda la planta baja del local, así que campamos allí a nuestras anchas. Pese a no querer celebraciones, la novia nos obsequio a cada comensal con una pequeña cajita de bombones y no faltaron los brindis y los celebres gritos de "Vivan los novios" o "que se besen". Y es que está claro, que una boda, siempre será una boda...




Tras tomarnos los cafés en la terraza, donde antes habíamos tomado el aperitivo, nos fuimos para nuestra casa habiendo disfrutado de un buen día en familia y asistido a una boda relámpago.

martes, 28 de octubre de 2008

EL CUMPLE DE LAURITA

El día 21 nuestra pequeña Laura hizo tres años. Ella quería celebrarlo en una ludo (y así fue) pero ese día la hicimos soplar las velas en casa de mi padre con una tarta de las del Mercadona, que es la que más les gusta a los niños, y a los no tan niños, de la familia.


El sábado pasado, tal como ella quiso, fuimos a la ludoteca a celebrar por primera vez su cumple fuera de casa. A mi me parece muy pequeña para eso, pero claro, al hacerlo con Ali, ella quiere exactamente el mismo trato que le damos a su hermana mayor. Fue una pequeña fiesta, tan solo 6 niños, incluida la cumpleañera, donde a excepción de Adrián (el hijo de unos amigos) los demás eran todos niños de la familia. Lo pasaron tan bien, que no querian salir, sobretodo mi sobrina que disfruto como nunca y creo que en enero sus tres años van a celebrarse de forma parecida :P


Lo único que se les hizo largo en la ludoteca, fue el tener que esperar a que Laura, terminará el bocadillo de nocilla.



La pobre, al final por la presión de los invitados que querian seguir con la fiesta, dejó parte del bocata (y eso que lo estaba saboreando) pero le dio buena cuenta a un trozo de tarta que su hermana Alicia la ayudo a comer.



Después de la merienda tocó abrir los regalos. Más tarde lo que todos deseaban: volver a la zona de juego y seguir pasandoselo bomba.


Al final todos disfrutaron muchisimo, y es que los cumpleaños son para eso, para que la cumpleañera y sus pequeños invitados se diviertan.
Y creerme si os digo, que estos 6 enanillos (unos más que otros) lo pasaron en grande.

domingo, 19 de octubre de 2008

LA OCTAVA PASAJERA

Cuando este verano nos juntamos con nuestros amigos de Pinto, los siete sabíamos, que pronto un acontecimiento les cambaría la vida. Elvira, estaba emocionada por conocer a nuestra Laurita, y también por darle a su amiguita Alicia una noticia:
El bebé que esperaba su mamá era una niña.

Desde este viernes Elvira ya es "hermana mayor". Imagino que estará encantada de mimar a su pequeña hermanita, y de poder ayudar a su mamá con sus cuidados.
Sé que Elvira lo hará estupendamente y que es la mejor hermana mayor que su hermanita podría tener.
A Carmen y Miguel ya les habrán dicho que el trabajo ahora será más, que gastarán más que antes, que dos niños dan mucha guerra, que es la vuelta a empezar después de 7 años... pero también les tendrían que decir que los besos, mimos, abrazos, caricias y demás sorpresas que antes les daba Elvira, ahora se verán duplicados. Soy de la que siempre veo el vaso medio lleno, ¡Que se le va a hacer! :P

El próximo año tenemos que conocer a la peque, así que empezaremos a pensar en un sitio y una fecha para que las dos familias se encuentren de nuevo y celebraremos juntos que la "octava pasajera" ya está entre nosotros.

Mientras tanto, la enhorabuena para los papas, y un fuerte besazo para Elvira


Felicidades familia!!!!!!!
Bienvenida ¿Laura?!!!!!!!
Un fuerte abrazo, para los cuatro, de los asturianos!!!!!

miércoles, 15 de octubre de 2008

REGALOS PARA MIS OIDOS

Hoy leyendo la última entrada de Velvetina se me han venido a la cabeza muchos sonidos que a mi me encantan. Es difícil ordenarlos por preferencia, así que no lo haré, pero sí que os los voy a desgranar uno a uno, aunque quizás me queden muchos en la memoria que ahora mismo no recuerdo, pero que no son menos importantes que estos que a continuación os describo:


  • El primer llanto de nuestras hijas el día que vinieron al mundo.


  • El mamá o papá pronunciado por nuestras retoñas por primera vez.

  • Los incondicionales "te quiero" que nos sueltan por que sí nuestros hijas.

  • El primer "te quiero" o "te amo" de mi pareja y todos los te quiero que le siguieron después.

  • El ruido de las olas, cuando de retirada se cuela entre las piedras y las arrastra.

      • El suave sonido del cantábrico rompiendo en la orilla o del rugir del mismo, embravecido cuando azota contra el rompeolas.


      • El repicar de la lluvia, en el techo de una tienda de campaña o en una caravana, en una noche de verano.


      • Los truenos cuando de noche estalla la tormenta y nos pilla arropados en nuestra cama mientras los relámpagos se cuelan por las rendijas de la persiana.


      • El sonido de la tranquilidad cuando las niñas duermen y por fín la paz embarga la casa por unas horas.

      • El Te amo de Umberto Tozzi en la máquina de discos de una Pulperia a la que solia ir de pequeña con mis padres.


      • Las canciones de Boney M o el Don diablo de Miguel Bosé en la misma máquina de discos :P


      • El ir y venir de las olas desde unas escaleras que daban al mar y que sentimos nuestras durante muchos años, por mucho que sus dueños las creyesen suyas.

      • Las canciones de mis veranos en San Pedro acompañadas por la guitarra de alguno de los de la pandilla.

      • Las canciones que acompañaban los juegos de la infancia y que se merecen una entrada para ellas solas.

      • En otoño el ruido de los árboles batiendose con el fuerte viento.

      • La brisa del mar cuando se tercia fuerte y fría.

      • Los pajaros en primavera.

      • Los sonidos de la naturaleza un día en el campo.

      • La voz y la risa de mi madre.
      • ...

      Cada uno de estos sonidos me proporcionan un sentimiento distinto. Tienen el poder de llenarme de paz, de alegría, de esperanza. También al escucharlos o simplemente al recordarlos me embarga la añoranza, la melancolía y la tristeza. Muchos no volveré a escucharlos jamás: "mis" escaleras ya no existen, la pandilla se deshizo hace mucho tiempo, la pulperia hace mucho tiempo que no tenia la máquina de discos y cerró hace años, mi madre ya no está... Pero sonarán para siempre como un eco en mi recuerdo porque todos ellos me hacen sentir viva y forman parte de mi vida en mayor o menor medida.

      Seguro que dentro de media hora me acordaré de alguno más, pero seguro que vosotr@s podeis ampliar esta colección.

      ¿Que sonido es un regalo para vuestros oidos?

      miércoles, 8 de octubre de 2008

      BIENVENIDOS


      "Bienvenidos a la república independiente de mi casa", así dicen en un anuncio de una conocida tienda y también así reza en el felpudo de mi casa. Quiero por ello, que esa frase aparezca en este sitio, para daros la bienvenida y con ello también las gracias por las 5000 visitas que a día de hoy, ya ha recibido mi blog.
      Hace un tiempo felicitaba a mi hermana por este logro y creia que ese día para "Mi lengua" estaba aún muy lejos. Pero llegó.

      Y ahora me toca daros las gracias a todos vosotros, a todos aquellos que entrais por aquí de rebote, a todos los que perdeis vuestro tiempo leyendo mis entradas y a todos aquellos que teneis a bien dejarme comentarios. A tod@s sin excepción, muchisimas gracias por vuestras visitas.

      Como ya hicieron Remi y mi tocaya Susana en su día, me gustaria daros un detalle a cada uno y no solo un simple gracias, pero eso es imposible, así que vamos a tirar del socorrido sorteo y podeis empezar a dejar un comentario con un número de 3 cifras. El próximo lunes 13 el cupón de la once será el encargado de elegir al ganador, que será el que más se aproxime a la terminación ganadora. ¿El premio? un brochecito de fieltro. No os pongo por aquí ninguno en particular porque prefiero personalizarlo y así acertar más con el gusto de la persona a la que le toque.

      Así que suerte para todos y de nuevo muchisimas gracias por animar mi blog con vuestra presencia.

      Os dedico a todos la canción Sueños. Espero que la disfruteis.

      lunes, 6 de octubre de 2008

      PADRES EN LAS AULAS


      Hace ya tres años que durante el curso escolar, una vez a la semana asisto a una escuela de padres.
      Las clases, no son tal, sino que son casi coloquios en los que desarrollamos un tema que aporta el moderador (un padre o madre que ya lleva en esto muchos años) y en el que cada uno contamos nuestra experiencia, nuestros miedos o simplemente damos nuestra opinion. Entre todos y con la experiencia de los que ya han criado a sus hijos, o sacan a los nuestros un par de añitos, intentamos mejorar la educación que les damos a nuestros pequeños o nos preparamos para afrontar las distintas etapas por las que pasaran nuestros hijos, lease la temida adolescencia, jajaja

      En el grupo que yo estoy, solo eramos 7 personas, contando al moderador. Este año y tras cambio de colegio de alguno de los niños, nos hemos quedado bajo minimos y solo somos 5. Es un grupo pequeño,pero muy ameno, porque ya nos conocemos y ya hay confianza para preguntar sobre este o aquel tema que nos preocupa o nos toca de cerca.
      La cuestión que me parece increible, es que de todo un colegio en el que los padres más o menos deberiamos de tener la mismas inquietudes , sólo 4 padres creamos que necesitamos ayuda para hacer más fácil la relación con nuestros peques. Muchas veces comentamos que ninguno de nosotros tiene realmente problemas con nuestros niños, y que quizás a otros padres de nuestro centro, con hijos problemáticos les harian más falta que a nosotros estas clases. Todos tenemos los hijos en primaria, ni siquiera son todavía pre-adolescentes. Nos reunimos en horario escolar en esa hora y media que los niños van a clase por la tarde. En esa misma hora y media en la que la mayoria de las madres y padres quedan tomando el café en la cafeteria de enfrente del centro escolar.

      Hoy hablaba con otra madre, de que quizás deberiamos llevar un termo con café y unas pastas, así quizás tentariamos a algun@ para que nos hiciera una visita, ya que ningun@ siente ni tan siquiera curiosidad de lo que hacemos en las reuniones. La verdad es que año tras año los comentarios, después de nuestra invitación, siempre son los mismos: "Para ser padres no hace falta ir a ninguna escuela, sino que se lo pregunten a los mios o a mis abuelos". Parece talmente que los que vamos a ello pertenecemos a un grupo de autoayuda tipo "alcoholicos anónimos" a los que asistir te hace de menos ante los demás (cosa que no comparto, creo que esa gente es valiente y afronta sus problemas). Creen que son mejores padres por no necesitar ayuda o que nosotros somos peores por asistir a la escuela de padres. Por la parte que me toca, creo que prevenir de antemano problemas o intentar mejorar en algo en lo que ninguno nacimos sabiendo, no es para tomarselo a broma.
      Opino que tod@s estamos en el mismo barco y deberiamos tener los mismos intereses, más en estos temas. Pero ya veo que las cosas primordiales de los padres son muy distintas en cada casa, quizás luego les oiremos decir: "¿que podria haber echo yo?".
      Como siempre las lamentaciones llegaran tarde.
      Sé, que en la asignatura de ser padres no existe nunca fecha de graduación, así que espero al menos, ir aprobando poco a poco todos los "exámenes" a los que me enfrenten mis niñas.

      jueves, 2 de octubre de 2008

      La rutina

      Después de un tiempo sin escribir, aquí vuelvo a la carga. Quizás algunos pensasteis que la ausencia se debia a que me gustaban los piropos de vuestros comentarios en mi última entrada :P ¡Pues no! La culpa de mi ausencia fué la vuelta al cole, a los horarios inflexibles, a la rutina. Aunque agradezco vuestros comentarios y gracias a ellos tengo el ego por las nubes, jajaja.

      El mes de septiembre fué un poco estresante. Laurita empezaba al cole y los horarios no coincidian con los de Alicia; así que estaba todo el día para arriba y para abajo. Esperando ante el cole a que cerrasen la puerta a los mayores y allí parada con Laurita, que estaba deseando que la volvieran a abrir para entrar en su clase. ¡Un jaleo!
      Por fín ayer, los horarios ya son los mismos para las dos. Empezaron con las clases de tarde y hoy lo harán con las ansiadas clases de baile.

      Además hoy, ya huele a otoño, está lloviendo. Ya tocaba, después de más de una semana de sol viendo por la televisión las inundaciones que había en otros lugares de España. Que hoy el día este gris, reafirma aún más mi vuelta a la rutina: cargar con paraguas, sacar chubasqueros, poner abrigo... Hasta ahora lo llevaba todo en la silla de paseo, pero Laura ya se siente tan mayor por ir al cole, que no quiere ni oir hablar de su silla de "bebé" así que dentro de poco seré como un perchero andante, cargada con todos mis bartulos y los de las niñas. Eso nos pasa a todas las madres ¿verdad?
      Sentirse perchero, burro de carga y papelera es algo que lleva asignado el traer un hijo al mundo. ¿Que no os lo creeis? Atentas a los hechos:
      Supuesto 1.
      Vas al parque con tu hijo que se empeña en llevar muy ilusionado el objeto A (lease patines, patinete, bibicleta o cualquier cachibache pesado). Nada más cruzar el dintel de la puerta o a lo sumo, en cuanto pone el pie en el parque, se olvida del objeto y encima a la vuelta de regreso está tan cansado que le toca cargar a la madre con él. Ya está el burro de carga en plena faena.
      Supuesto 2.
      El niño come un caramelo, y como el papel le estorba pues se lo encasqueta a su madre que tiene a bien guardarlo hasta la próxima papelera. Si sucede en el bus, lo guardas en el bolso hasta bajarte, y si lo que le sobra es el resto de una galleta, bollo o chocolatina... por no tirarlo, te lo comes... Si no es que no queramos hacer dieta, es que no nos dejan, jejeje. ¿Tenemos o no que tener complejo de papelera?

      Uf, anda que no me he ido yo del tema principal. A lo que iba, que vuelvo a los madrugones, a las prisas, a las obras urbanas, al maldito soniquete del despertador.

      Solo un poquito, pero ya se la echaba de menos:
      bienvenidos todos a mi rutina.

      MI VITRINA