viernes, 21 de marzo de 2008

EL VALOR DE LOS INSTANTES


Hace once dias mi mundo se paró. El destino tiró del freno de mano sin previo aviso y dejo mi vida echa añicos. Mi vida, la de mis hermanas, la de las niñas, la de mis seres queridos y sobretodo la de mi padre.

Hasta ese momento solo pensaba en un futuro, cercano o lejano, pero siempre feliz. No habia nada que pronosticase que mis idealizados años venideros en familia pudieran truncarse.

El destino se encargo de echar por tierra de un plumazo todos mis sueños. Ese destino que todos tenemos escrito y sellado desde que nacemos. Ese que muchos dicen que podemos cambiar, pero que en realidad solo nos deja añadirle matices que adornen o ensucien nuestra vida. El mismo destino que aún con esos pequeñas variaciones mantiene firme su punto de partida y por desgracia su punto final.

Nunca valoré tanto como ahora los pequeños instantes. Antes los valoraba mucho, pero ahora los valoro , si cabe, el doble. Nunca sabes cuando podrá ser la última vez que hables con alguien, la última caricia dada o recibida, el último beso, el último adios...

Para mí, ese último beso, me supo a poco, esa última mirada a mi ser querido paso por una simple despedida como cualquier otra salida vacacional. Pero no fué así. Y ahora queda ese pesar, de haber podido dar un abrazo más fuerte, de haber dejado en el tintero tantos "te quiero" por decir...

Sé que lo sabia, que la queriamos , que la necesitabamos. Pero quizas esto último, prevalecia más que lo primero y a veces no le demostré mi cariño lo suficiente. Pero sé que lo sabia...

Se que nos queria con todo el alma, que hubiera echo por nosotros lo imposible, que siempre estaba cuando la necesitabamos, para lo bueno, para lo malo, para escuchar mis minucias diarias, los cotiellos de la televisión, para escuchar nuestras penas, y celebrar con nosotros nuestras alegrias...

Con ella se marcho parte de nuestro alma, con su risa se fue parte de nuestra alegria, con su bondad nos dio el mejor de los ejemplos y esperamos estar casi a su altura, igual, sé que seria imposible.

Sé que está en el cielo, porque ya lo tenia ganado desde hace mucho tiempo, pero este donde este, espero que se sienta orgullosa de nosotros, y que nos cuide y nos proteja como ella creia que se podia hacer. Se que nos ayudará a seguir para delante, con la frente alta y afrontando lo que venga con valentía, tal como ella siempre dijo que se tenia que hacer.

Sólo puedo decir a todos aquellos que aún pueden mimar a su madre, que lo hagan, que no escatimen en halagos, besos, abrazos, porque el destino a veces se guarda un as en la manga y en mitad de la partida le da por hacer trampas llevandose una vida por delante.
La vida de alguien al que todavía le quedaban muchas cosas por hacer, por disfrutar, por conocer, por enseñarme...

Tan solo me queda recordar una frase que hace poco puse por aquí: "Todos somos angeles de un solo ala, que necesitamos abrazarnos a alguien para poder volar"

Mamá...
tú irias cargada de alas en ese otro lado, porque nadie como tú, supo dar consuelo y escuchar a todo aquel que se te acercó. Inundabas de alegría y vitalidad cada lugar con tu presencia y tú recuerdo para todos nosotros siempre será ese.


Te queremos... te quiero


sábado, 8 de marzo de 2008

UN NUEVO ANGEL EN EL CIELO

Ayer fuí a un Spa urbano a relajarme y desconectar en poco más de una hora, de una semana estresante, llena de citas médicas y de noches en vela. El agua burbujeante, la terma y las duchas de chorros hicieron su efecto y volvi para casa como una malva.
Nada más llegar me puse a ver la tele mientras preparaba la cena y oí la noticia de Mari Luz. En ese momento me dí cuenta de lo afortunada que era de encontrarme estresada, de poder reñir a mis peques, de tener que llevarlas al médico y hasta de pasar de nuevo muchas noches en vela por algún virus.


Mi más sentido pésame a esos padres que no cesaron nunca en su empeño de encontrar a su niñita. Que no perdieron nunca la esperanza y siguieron en su afán de buscarla.
He escuchado a otros padres en circunstancias similares pedir encarecidamente que la busqueda terminará para ellos, con final feliz o sin él. Imagino que necesitan poner el "remate" a esa prolongación de si mismos, que en algún momento les arrebataron y necesitan encontrar lo más importante: una respuesta. Para la familia Cortés el final ya ha llegado. Sé que no era el que hubiesemos deseado ninguno de nosotros, y el único consuelo (si es que puedo llamarlo así) que les queda a sus padres es el de poder enterrar el cuerpo de su hijita y saber que la angustiosa búsqueda de los últimos 54 dias ha cesado por fín.
Todavía les queda pasar un trago muy duro, todo aquello que desvelará la autopsia y que espero que si lleva a algún culpable, ayude a la policía a detenerle y hagan que termine pudriendose en la cárcel.


Acompaño en el sentimiento a esta familia de Huelva y en especial a los padres, que en estos momentos deberan sacar fuerzas de donde no las tienen para poder superar este duro golpe. Mi apoyo para todos ellos y un caluroso abrazo para los padres.


Un nuevo ángel está en el cielo: Mari Luz.


D.E.P.




lunes, 3 de marzo de 2008

¡POR FIN LLUEVE!

Tanto tiempo deseando la lluvia en este seco invierno que tenemos, que ahora va y me pilla desprevenida. Es que encima de Asturias, el hombre del tiempo generalmente o no "coloca" nada o nos llena, nuestro pequeño espacio en el mapa metereológico, de sol, nubes y agua. ¡Así seguro que acierta! Pero a nosotros nos deja totalmente desconcertados y echando un poco a suertes la ropa con la que ataviarnos.
A lo que iba, tanto clamabamos por la lluvia que cuando vino lo hizo en el peor momento. Empezaban a caer las primeras gotas a las 9 de la mañana, cuando una servidora se dirigia con sus peques a una revisión del pediatra. Pese a salir con prisa , cosa que es habitual en mí, tuve que volver a subir por los paraguas, no fuese que llegasemos al centro de salud caladas hasta los huesos. Le puse el plástico a la silla de la "mini-mini". Y a la "peque" la mandé abrir el paraguas, pero como solo lloviznaba, el mío decidi no abrirlo para facilitarme la tarea de llevar la silla con una mano y agarrar a la niña con la otra en los cruces.


Durante la espera en la consulta, me dí cuenta de que la cosa había empeorado y que la lluvia ya no era simpletente un "orbayu" sino que ahora, ya caia el agua con bastantes ganas. Cuando salimos y tomamos el camino de vuelta a casa, la silla llevaba de nuevo el plástico puesto y nosotras dos, ibamos con nuestros paraguas abiertos. Me tocó entonces hacer malabares, menos mal que la silla de tres ruedas se maneja bien con una mano, pero claro, en los cruces, me faltaban manos para el paraguas, la silla y para poder pasar con mi otra niña agarrada. Todo un circo que suelo tener superado, pero que después de todo el invierno sin verme en esta tesitura, tenía ya un poco desentrenado. El resultado del desentreno: la manga derecha de la cazadora chorreaba agua, y los bajos de los vaqueros empapados, que todo hay que decirlo: quedan muy bien arrastrando cuando es verano, pero cuando llueve, lo unico que consigues con ellos así, es que la humedad que van "chupando" te suba a mitad de la pantorilla y cuando te pares en los semáforos, además de mojada empieces a sentir frío.


Pero las dificultades atmosféricas no podian quedar solo en eso, porque digo yo, que cuando las cosas van mal, siempre terminan yendo a peor, ¿o no?.


A mitad de camino entre mi casa y el médico, con un aguacero considerable cayendo sobre las tres y las aceras llevando mas agua del que podian tragar las alcantarillas, mi pie derecho empezó a hacer aguas. Como leeis, mi zapato derecho por una razón que en ese momento desconocía, se empezó a inundar. Así que llegué a casa echa una "sopa" pesé a llevar paraguas, y es que como dije al principio, me pillo desprevenida y con una raja en la suela del zapato, que no noté hasta que la lluvia me pillo por sorpresa. Ahora me toca jubilar los zapatos y para ello tendré que bajar a comprar unos a las rebajas. Lo peor, es que solo me quedan tres dias para que terminen y no me va a quedar otra, que volver a salir a mojarme ya que predicen lluvia para varios dias.


Al menos me consuela pensar que "por fín llueve" pero como dice el refrán "nunca lo hace a gusto de todos" y por mí, la lluvia, hoy, se podia haber tomado un dia más de vacaciones.

MI VITRINA