martes, 26 de febrero de 2008

SE CAMBIAN VIRUS

Desde antes de navidades parece que nos ha mirado un tuerto ( con todo mi respeto para ellos) pero es que no termino de sacar un virus por la ventana y ya nos está entrando otro por la puerta.
Como es normal, las que primero lo cogen son las niñas y luego hacen que "rulen" por entre los miembros de casa y también entre los parientes más cercanos. Algunas veces incluso tenemos la mala suerte de tener turno doble y pasamos dos veces por la misma enfermedad, como quién pasa dos veces por la casilla de Salida del Monopoly, pero eso sí , sin cobrar l0s 20000.

Ahora estamos de nuevo con el hospitalillo abierto.
El jueves pasado Ali salio del colegio con dolor de cabeza, sintoma inequivoco de fiebre para ella. En la primera visita a su pediatra le diagnosticaron un posible virus gripal, dejando pendiente una segunda visita, si continuaba con fiebre 24 horas más. Tuvimos que volver, la cosa pasó a ser culpa de una bacteria y le recetaron antibiótico.

En su clase los niños estan enfermando todos por el mismo virus y mucho me temo, que cuando por fín la mayor sane, será Laurita la que caiga.
Parece ser que en mi casa, lo de pasar las enfermedades a pares no se lleva y cada una prefiere tener su ración de cuidados y atenciones por separado.

Cuando Alicia se recupere y se reincorpore a sus clases, volverá con otro virus nuevo. Porque los niños son así de aprovechados y les gusta compartir todo, hasta los gérmenes. Y es que los escolares intercambian sus virus como quien cambia cromos repetidos, y es que seguro que más de uno lo tienen hasta por triplicado.

No sé si por fín mañana clausuraré el hospitalillo, pero lo que si deseo es que empiecé a llover a cantaros. Toda esa lluvia que llevan anunciando en la tele desde hace dias y que aquí apenas llega a mojar las aceras. Porque quizás entonces se limpie un poco la atmósfera y se vayan algunos de estos virus que estan consiguiendo que este año, mi casa este, poco menos, que en cuarentena permanente.

Muchos besos (esterilizados por si acaso) para tod@s,

sábado, 23 de febrero de 2008

LOS ANGELES DE CHARLIE


Había una vez tres muchachitas que fueron a la academia de policía... así empezaba la mítica serie de los Angeles de Charlie que están reponiendo en el canal MGM. El otro día haciendo zapping me encontré con ella y aunque hoy no aguantaria ni medio capitulo, de pequeña me marcó y me hizo pasar muchisimos buenos ratos.



Algunas cosas sobre la serie:


  • Empezó a emitirse en USA en 1976

  • Los productores fueron Aaron Spelling y Leonard Goldberg

  • Los primeros ángeles son: Jaclyn Smith , Farrah Fawcett-Majors y Kate Jackson

  • Hubo otros tres ángeles: Cheryl Ladd, Shelley Hack y Tanya Roberts.

  • Pese a estar contratadas por él, las chicas no conocieron a Charlie y nunca le vieron. Ni siquiera en el último episodio, en el que el millonario aparece disfrazado de doctor, ellas consiguen ponerle cara.

  • Tras 5 temporadas y las tres primeras con un rotundo exito, la serie llega al final. Con un bonito y conmovedor capitulo le ponen el broche de oro a una serie que marcó una época.

Recuerdo que todos los fines de semana, mi hermana y yo nos ibamos a casa de mis abuelos y allí, disfrazadas, jugabamos a ser nuestras heroinas y a imitarlas en sus aventuras.Cada una escogia un personaje: Remi era siempre Sabrina (Kate Jackson) y yo Kelly ( Jaclyn Smith).


Luego elegiamos el vesturio o los complementos para que nuestro personaje fuera más creible. Sabrina o Remi se pedia un bolso negro, que hoy en día estaría muy de moda y Kelly, osea yo, me cogia uno de caña trenzada. Agarrabamos nuestras pistolas automáticas de restayos y a jugar se ha dicho.


La caracterización era importante, pero ¿que me decis del decorado? Ahí entraba en juego el salón de mis abuelos, donde los cojines del tresillo y de los butacones hacian las veces de paredes de casa o de trinchera si hacia falta refugiarse de algún tiro enemigo.


La verdad es que imaginación no nos faltaba y en aquella salita, cada fin de semana, dos especiales y pequeños ángeles de charlie nos montabamos nuestra propia película una y otra vez.

Y SOLO LLEGABAMOS TARDE...

¿A que nunca habeis visto a un borracho o a un loco pagar dos veces en una tienda? Pero a que a más de uno de vosotros se le ha intentado colar alguien con las capacidades mermadas en el bus, en la cola del super, en el metro, o habeis visto como discutia con alguna dependienta por culpa de que le faltaba más o menos dinero para poder pagar. Y no hablemos de las impertinencias que suelen soltar estos individuos a veces por sus bocas...

Siempre he tenido imán para esta clase de tipejos. Cuando saliamos de noche a mi me tocaban todos los locos y borrachos y a Remi todos los jetas, jajaja.
Los mios me amenazaban con arrearme una, por no aguantar su babosa conversación y los de ella intentaban tocarle directamente el culo.
¡Pero con las "Riesgo" habian topao!

Ninguna de las dos nos amedrentamos a los veinte por tales circunstancias. Un cruce de miradas en vez del grito "todas a una", solia valernos para defendernos y enfrentarnos a cualquiera que se metiera con nosotras. Y salvo unas bofetadas a tiempo en La Catedral, no hubo nunca conflicto que no arreglaramos de forma más o menos educada.

El miercoles, desaconstumbradas ya a estas historias, salimos a disfrutar de un concierto de Jazz. Llegabamos tarde al Teatro, e ibamos muy apresuradas por la calle. Al llegar a un cruce, yo alcancé corriendo la mediana pero a Remi se le cerró el semáforo y las dos quedamos sin poder llegar a alcanzar el otro lado de la calle.
En ese preciso momento llegó el "individuo". Un barbudo tamaño armario que empezó a gritar dirigiendose a nosotras y en concreto a la pobre Remi que era a la que tenía más a mano: "¿A donde vais tan rapido? ¿Que bar atracasteis?..."

Nosotras ni caso. Ya me veia cruzando de nuevo la calle y rompiendo mi paraguas nuevo en la cabeza de aquel energumeno. Y es que con la edad, una ya no es tan pacífica como antes.
Pues bien, en un momento dado agarra del brazo a Remi y ella, en cuanto vio que no pasaban coches cruzó conmigo para la acera del medio. ¿Que ocurre después? que al ímbecil se le ilumina la neurona y hace lo mismo. Allí estabamos los tres: nosotras aguantando el chaparrón y el borracho (porque olia a kilómetros) venga gritarnos.

A todo esto, nosotras seguimos llegando tarde al Teatro...

Cada vez nos gritaba más, sobretodo porque veia que nosotras haciamos oidos sordos a sus comentarios. Entonces como veia que se me echaba literalmente encima, coloque mi paraguas en horizontal, de manera que si se acercaba más de la cuenta se pinchase. Y paso... lo que hizo que el borracho intentase agarrarme el paraguas. Así que a la de tres , como en las pelis, echamos a correr y cruzamos el carríl que nos quedaba. De repente el borracho empezó a gritar: "Cogerlas, cogerlas, que me atracaron, ladronas, ladronas... "

Imaginaos la escena. Nosotras corriendo porque llegabamos tardisimo al teatro, el borracho chillando "ladronas, cogerlas" y la gente que nos veía pasar a su lado muertas de risa e indignadas al mismo tiempo.

Si lo que no nos pase a nosotras...

El concierto estupendo. Una Barbara Hendricks espectacular y el cuarteto que la acompañaba fantástico.

A la salida, todavía nos venía a la mente el energumeno y su rapidez de reflejos dentro de su ¿mermada lucidez?.
Como ya os dije al principio, nunca jamás he visto a uno de estos, pagar dos veces por algo, o equivocarse si no es en su propio beneficio.

Lo único que saqué en claro de todo esto, es lo malo que es correr. Aparte de cansado (¿verdad Remi?), las movidas que puede tener uno por echarse una carrerita...
Así que cuidado con echar a correr a las 8 de la tarde no vaya a ser que alguien os pregunte a gritos: "
¿Ladron@s que habeis robao?"

lunes, 18 de febrero de 2008

JUEGOS INFANTILES

Todos recordamos con cariño aquellos juegos a los que dedicabamos cada rato libre que teniamos de pequeños. No me refiero a los que pasabamos jugando con los juguetes que hoy podriamos llamar de culto entre nuestra generación. Me refiero a los otros juegos, a aquellos a los que podiamos jugar en casa o en la calle, sentados en el bordillo de cualquier portal o corriendo por las aceras.

En mi calle había muchos niños y niñas que soliamos bajar a jugar un rato despues de hacer los deberes del colegio. No necesitabamos de grandes artilugios , ni de consolas, ni de muñecas capaces de expresar emociones, solo necesitabamos un balón, una goma (o elástico), una cuerda, un "bote" o botella y eso sí, mucha energía para correr y saltar a doquier
Quien no recuerda aquello de "A la media jarra, a la jarra entera, que dando un bote, que chincha rebote, la carrera del estudiante..." y como no, al vecino del primero, que solia asomarse todos los dias a reñirnos porque le molestaba el ruido que hacia el balón al golpear en el portón que tenía justo debajo.

Quién no recuerda aquellas pasacalles, en las que nos colocabamos en dos filas dejando un pasillo en medio, y a la primera afortunada, que empezaba a saltar al ritmo de una canción : "Soy capitán, soy capitán, de un barco inglés, de un barco inglés y en cada puerto tengo una mujer..." "Yo soy la cantinerita niña bonita del regimiento, y a todos los soldados tengo contentos..." "He puesto una libreria, con los libros muy baratos, con los libros muy baratos..." "...si alguna vez, si alguna vez, me he de casar, me he de casar, con la morena y la rubia nada más". Y todas nos moriamos de ganas por ser la elegida y salir a bailar en el siguiente turno.

Quién no recuerda las carreras que nos pegabamos para que nos diera tiempo de alejarnos cuando nuestro "enemigo" le daba la patada al "bote" y las sudadas que pillabamos después para no dejarnos pillar.
Quién no recuerda aquellos juegos de goma, las alturitas, la "madreñona", el casí imposible "la gente" o el "dos cuatro"
¿Y la comba? Aquella en la que los niños aprendiamos a respetar nuestro turno y descubriamos que si perdiamos nos tocaba "apochinar".



Y que me decis de los cromos de la palma. Yo tengo guardados como oro en paño los pocos que pude conservar después de que pasasen por mis manos y por las de mi hermana pequeña. ¡Como se enfadaban las monjas cuando volviamos del recreo con las mano "negras" de estar palmeando en el suelo del atechado del patio!

Otros juegos como el cascayo (la rayuela) siguen jugandose hoy en día. No es difícil ver alguno, dibujado a tiza, en los parques o en las aceras y tampoco a algún mayor intentando enseñar a los niños aquel juego que tan bueno ratos le hizo pasar en su niñez.
La mayoría de estos juegos y de otros muchos de los que me reservo para hablar otro día, forman parte de nuestra infancia, de nuestros mejores recuerdos. Los niños, hoy, no saben jugar a ellos y no conocen la retahila de canciones que acompañaban a la mayoria de ellos. Es una pena que todas estas tradiciones se vayan quedando en el olvido.

Pero nosotros, los de mi generación, recordamos con nostalgia incluso el bocadillo que merendabamos, mientras jugabamos correteando por la aceras, y lo duro que se hacia escuchar a las 7 y media de la tarde, la voz de nuestra madre, que desde la ventana decía:
"Remi y Susana para arriba, mañana más, que ya estuvo bien por hoy"

miércoles, 13 de febrero de 2008

FELIZ SAN VALENTIN


Todos conocemos a alguien que piensa no regalar nada en San Valentín. Que dice pasar de esas fechas consumistas, que alguien se inventó un buen día para sacar tajada. Quizás hasta tú, pienses del mismo modo. Por esa regla, no podríamos celebrar nada, porque todas nuestras fiestas o celebraciones, en mayor o menor medida, están comercializadas y explotadas hacia la cultura consumista: la navidad, los reyes, los carnavales, la semana santa… En todas ellas nos atiborran con anuncios de dulces, de objetos, de viajes, de miles de artículos que podemos comprar, comer, regalar e incluso regalarnos.


Estoy de acuerdo con eso de que debemos querer a nuestra pareja todo el año, claro. Pero en esta estresante vida que todos llevamos con prisas, agobios y horarios que cumplir, que menos que tomarnos un “kit-kat” una vez al año para demostrarle a nuestro marido, amante, novio o lo que sea, que le queremos. No es el valor que tenga el presente, sino el detalle de hacerlo, de acordarte.

Por esa regla de tres, no celebraríamos aniversarios, ni cumples, ni nada de nada, porque todo es sustituible por cualquier otra fecha que a nosotros nos venga mejor.

Se suele decir que la festividad de San Valentín la puso de moda en España el Corte Ingles. No niego tal posibilidad, aunque reconozco que la fiesta ya se celebraba en muchos otros sitios y según la fé cristiana (ya que hablamos de un santo) San Valentín, fue un romano que se convirtió en mártir por negarse a renunciar al cristianismo y por ayudar a escapar a los cristianos encerrados en las cárceles romanas. Murió un 14 de febrero del 269 a. d. Otros relatos lo remontan al reinado de Claudio III cuando el Emperador decidió que todos sus soldados debían ser jóvenes y prohibió el matrimonio. Valentín, un cura del reino, ante la injusticia de tal decreto siguió casando en secreto a las parejas hasta que siendo descubierto por el mismo Claudio, fue encarcelado por tales hechos.

Según la leyenda el propio Valentín, enamorado de la hija de su carcelero durante su encierro dejo una carta de despedida a la muchacha. Al final de la misiva se dice que escribió la siguiente frase “de tu Valentín”. Firma que convertirían en suya las futuras parejas en las populares tarjetas que se envían ese día. De ser cierto, esa sería la primera carta de amor de San Valentín.
En el año 496 a. d. el Papa Gelasio decidió que el día 14 de febrero se honrase a San Valentín.
Poco a poco se popularizo el envío de tarjetas entre las parejas coincidiendo con la fecha y se empezó a ver a San Valentín como el patrón de los enamorados.

Tras esta lección de historia, solo espero que mañana, mi marido se acuerde de tener un detallito conmigo. Tengo que ponerme las pilas porque todavía no le compré nada y ya no me sobra mucho tiempo. A lo mejor me gasto los cuartos en una buena cena, que disfrutemos tranquilamente los dos. No sé, no lo tengo muy claro, pero seguro, seguro, que le cae algo. Ya os contaré…
Y por si no nos vemos antes:
¡Feliz San Valentín a todos!


martes, 12 de febrero de 2008

COMO HACER DE NUESTROS HIJOS UNOS DELINCUENTES




En esta sociedad de hoy en día en la que todo está manga por hombro, en la que las prioridades y comodidades de cada individuo o de cada pareja priman por encima de todo, sin tener en cuenta las más minimas necesidades de los demás, ya sean estos últimos, maridos, mujeres, hijos, padres o amigos.

En esta sociedad en la que cada uno miramos para otro lado si vemos algún conflicto y en la que nos molesta ya hasta que nos pregunten la hora, he encontrado una persona todavía concienciada en estos hechos y dispuesta a frenar esta vertiginosa carrera que nos lleva directos a la hecatombe y desde su puesto de juez de menores intenta volver el mundo del derecho. Con mano firme, pero siempre extendida para ofrecer ayuda se ha propuesto que los jóvenes que pasan por su sala recuperen sus vidas y salgan de la delincuencia y en muchos casos no lleguen a ella, con métodos poco ortodoxos pero que ofrecen muchos mejores resultados.


He leído que Emilio Calatayud dice “es más fácil ser juez que padre”. No se cuan difícil es su trabajo, pero sí, lo difícil que resulta ser madre de dos niñas que vinieron a este mundo sin manual de instrucciones y sin botón de “off” ni de reseteado.

Os dejo aquí algo que escribió Emilio Calatayud y recomienda cuando alguien le pregunta lo que se debe hacer para que un hijo salga “bien”. Creo que suele decir algo así: “No sé lo que deben hacer para que salga bien, pero sí lo que tiene que hacer para que se haga un delincuente”.


Décalogo para hacer a de tu hijo un delincuente

  1. Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que le pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.

  2. No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que se pueda decidir libremente.

  3. Cuando diga palabrotas, ríaselas. esto lo animará a hacer cosas más graciosas.

  4. No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.

  5. Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.

  6. Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.

  7. Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.

  8. Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.

  9. Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustaciones.

  10. Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Cuanta razón tiene ¿verdad? Lo peor para mí, es que tengo que admitir que conozco a muchos padres y madres que llevan el decálogo casi, casi al pie de la letra. Y solo de pensarlo se me ponen los pelos como escarpias.


Quizás, debería de mandarles un anónimo recomendándoles los siguientes links y metiendo de regalo una copia del decálogo. Pero bueno, mientras pienso si lo hago o no, aquí os dejo los enlaces para un video del juez. Espero que os guste porque en muchas cosas que dice tiene toda la razón. Ya me contareis.

http://www.youtube.com/watch?v=K2GTauJT5Vg
http://www.youtube.com/watch?v=91gDdSSX_jk&feature=related

martes, 5 de febrero de 2008

CORREOS: MI UNICA OPCION


En la era de las nuevas tecnologías, de una sociedad que se rige por la norma del no esperar a mañana si se puede tener hoy, sigo siendo una de esas personas que al menos una vez al año, pasa de móviles, de postales electrónicas, de mails y dedica su escaso tiempo libre a escribir postales de manera personalizada y a enviarlas cuidadosamente de manera tradicional, como toda la vida de dios se ha hecho, enviándolas a través de nuestro servicio de correos.


Como todos los años, en Navidades, aún siendo muy pocos los que seguimos con esa tradición, los servicios postales de nuestro país se colapsan. Parece increíble que para una vez al año que tienen que trabajar con un poco más de apuro, no lo prevengan de antemano y siempre les pille el toro. Para encima este año, decidieron ponerse de huelga y claro, como toda huelga, y estando en su pleno derecho, en el momento que más podían incordiar, o sea, en plenas fechas navideñas, porque en cualquier otra fecha del año que una factura o un folleto publicitario nos tardase más o menos, nos hubiera dado a todo el mundo igual.
Pues bien, después de enviar mis postalitas religiosamente a la familia y amigos, aproximadamente sobre el 25 o 26 de diciembre del 2007, y cruzando los dedos para que llegaran al menos para el año nuevo. Pasaron las fiestas y yo pensaba que todos mis familiares se daban ya por felicitados y contentos con la postal y la foto que incluía, como ya es tradición, de mis pequeñas.


Han pasado ya más de un mes de tan señaladas fechas, y ahora cada dos por tres, nos ponen un anuncio en el que nos venden a Correos, como el amigo de todos, ese que lleva tú dinero de hoy para mañana a tu familia en el extranjero, el que hará que tus paquetes lleguen a las manos de tus seres queridos en las mejores condiciones, en el que gritan a los cuatro vientos que correos es nuestra mejor opción…
En diciembre recibí un paquete de Ebay, que venía de Estados Unidos y mi sorpresa fue mayúscula cuando comprobé, al abrirlo, que su contenido se había “perdido” por el camino en manos de algún trabajador del servicio postal. Pude comprobar que era así, pues el vendedor que realizaba el envío, tuvo la amabilidad de reenviarme otro articulo sin ningún coste para mí, y en la caja se veía claramente que ambos paquetes pesaban exactamente lo mismo cuando se facturaron.
Me entraron ganas de estrangular a todos los de correos, pero claro, siempre te queda la duda, y piensas: con la huelga de por medio, que viene de tan lejos… seguro que lo “sustrajeron” fuera de nuestras fronteras , por que aquí las cosas funcionan mejor…


¡Que ilusa! El sábado, día 2 de febrero , recibo una llamada de Palencia. La tía de Edu, nos llamaba para decirnos que las niñas estaban preciosas en la foto que les enviamos y que no nos había dado las gracias antes porque la habían recibido el día anterior ¿El día 1 de febrero? Ella estaba tan sorprendida como nosotros porque la carta estaba en perfectas condiciones: sin arrugas, manchas, sin otro matasellos salvo el que verificaba que había sido enviada antes del 27 de diciembre del 2007… Gracias a dios, la carta no tenía más valor que el sentimental entre dos parientes que todavía creen en las viejas costumbres. Al menos no era ninguna notificación importante… ninguna cosa vital para nadie… para eso la carta tendría que haber sido certificada… porque sino la cosa no habría llegado a buen termino. Pero digo yo… ¿no estoy pagando por un servicio al franquear una carta? ¿Por qué debo pagar más para que me aseguren que va a llegar? Entonces es que algo no funciona, digo yo. Imaginaros por un momento que vamos al dentista, o al mecánico, o al peluquero y nos dan dos precios, uno por un trabajo normal que no nos pueden aseguran como va a quedar y otro garantizado… pondríamos el grito en el cielo, ¿no? Entonces que pasa con los de Correos, porque tienen esa bula, en la que se les paga por un servicio que pueden y no aseguran que vayan a realizar bien. Es que es increíble, pero es lo que venimos haciendo año tras año, y nadie se queja por ello.


Bueno, por mucho que me queje no voy a solucionar esta gran duda por aquí , pero os animo a que penséis en ello, y quizás lleguéis a la misma conclusión que yo:

Correos, tu mejor opción….? ni de broma, para mi desgracia la única que si no...
Riesgho

viernes, 1 de febrero de 2008

CLASICOS DE AYER Y DE HOY

Como cada noche he puesto una película a las peques mientras ellas se recostaban cómodamente bajo las sabanas para conciliar el sueño. No sabían muy bien cual elegir, pero al final se decidieron por unos clásicos de Disney. Unos cortos que también veía yo cuando tenía su edad. Esto me hizo pensar que los dibujos de antes también les gustarían a los niños de hoy en día, y que aunque los formatos y las tecnologías hacen difícil competir a los dibus de antaño con los nuevos pokemon, winx y pocoyo de la parrilla actual, los nuestros también tenían su encanto y sus historias perduraran eternamente y llenaran siempre de ilusión a los pequeños de la casa.



A fin de cuentas, nos cambian los personajes, pero en todas las historias, de ayer o de hoy, lo importante es ponerse en la piel del héroe o de la heroína, y luchar contra un malo malísimo, que cambiaba de forma , de raza, de color y de nombre, pero que en nuestra infancia al cerrar los ojos y pensar en ellos, nos ponían la carne de gallina. Quizás eso es lo único que nuestros hijos ya no sienten ahora, los malos de antes, ya no son tan malos para ellos y no les darian miedo sino risa los malos de antes: La señorita Rottenmayer en Heidi, el maléfico Gargamel en los Pitufos, la araña Tecla en la abeja Maya, o los Goris en los Fraggel. Todos ellos nos sacaban nuestros peores sentimientos hacia los malos y hacían que la vida de nuestros personajes favoritos fuese un poco mas dura, pero al final, después de muchas penurias, siempre ganaban los buenos.



En series como los pokemon o los dragon ball, o en un montón parecidas, los niños no se como se aclaran para saber quien narices es el bueno y quien el malo. Toda esa cantidad de personajes con nombres raros, que a mí me parecen imposible de diferenciar y que los niños de hoy son capaces de recordar y de relacionar cada “bicho” con su nombre. ¡Y pensar que luego se quejarán por tener que aprenderse los ríos y sus afluentes…!



Pero yo sigo reivindicando que vuelvan a poner aquellos dibujos, porque estoy segura de que a nuestros pequeños les encantarían: La abeja Maya, la Pantera Rosa, Magila el Gorila, los Picapiedra, Fraggle Rock, Mazinger Z, Los pitufos, Tom y Jerry, Súper Ratón, El oso Yogui, David el Gnomo, y por supuesto todos los Erase una vez…



Todos ellos me hicieron creer que los buenos ganan siempre, que para hacer algo bien es mejor hacerlo en grupo, que debemos desayunar bien para vitaminarnos y mineralizarnos, y habrá muchas frases que tendrán siempre un significado especial para mí y para los de mi generación.



Y eeeso es todo amigos…



Riesgho


MI VITRINA